5.- Iluminación acrílica

Terminábamos el último paso anterior dejando una cuestión en el aire referida al Transparator.

Puedo entender que algún lector vea una intención mercantilista con tanta propaganda de mi set de B&W y esta técnica. Y que trate de justificar el Transparator para cualquier cosa. Pero la razón por la que a nivel personal necesitaba el Transparator y en general, este set, va a poder verse fácilmente en la siguiente foto, spoiler de lo que vendrá y ejemplo de como todos nos equivocamos y siempre es posible rectificar un error.

¿Que ve mi querido lector en la anterior foto? Pues dicho de una manera sencilla: el verde empleado para iluminar los detalles en la fase de la iluminación puntual … no pega ni con cola con el verde más claro de la iluminación cenital. El problema de fondo es que Tamiya tiene una excelente gama de pinturas, pero tiene un catálogo de colores muy limitados que, además, es muy difícil aplicarlos a pincel con veladuras o degradados (o, al menos, yo nunca lo he logrado). Hay veces que haciendo mezclas si puedes lograr encontrar un color que si sea acorde a la base del modelo…. pero otras veces, el cromatógrafo cerebral no funciona … y pasa lo que pasa.

Y de ahí la bendición del Transparator. Exactamente los mismos colores que en una fase aplicamos a aerógrafo, los podemos usar a pincel en la siguiente fase. Así de sencillo y rotundo. Y así de salvador en mi caso. Fíjese el lector en la siguiente foto. Tuve que usar un verde claro de Vallejo para luces de uniformes rusos con un kaki y blanco. Y no, nadie me dio la receta para esa mezcla. Fue fruto de probar diferentes verdes y colores marrones. A veces sale bien como en este caso, o mal como en el BT-7. Notese que el Buff de Tamiya no es equivalente al de Vallejo. De hecho, no hay equivalencia 100% exacta entre colores de diferentes marcas.

Pero lo que está claro es que si usamos la misma pintura a pincel y a aerógrafo, se acabaron los problemas de este tipo. Y si encima nos dan el color exacto … ¿que más queremos?

Como puede verse, he iluminado todos los pequeños detalles de la maqueta: cables, remaches, aristas, pequeñas asas y sujeciones, tapas, etc. La idea es que tras los procesos de weathering, siga notándose la diferencia de color pero de una forma integrada, de tal forma que el cerebro lo asimile de una forma realista, con criterio, y no como un festival de luces sin sentido.

 

6.- Desconchones

Volvemos nuevamente con nuestros enemigos los desconchones.

Tiger I Leningrado. Parte 2

Recomiendo al lector que nuevamente repase el Paso 7 de pintura del Tiger I en Leningrado para recordar ciertos consejos sobre desconchones.

Aquí tan solo voy a hablar de la diferencia entre desconchón superficial y profundo.

De nuevo, algo de “filosofía”.

El cerebro es una máquina perfecta que tiene una serie de utilidades o “apps” de serie. Una de ellas, es su capacidad innata de distinguir entre lo artificial y lo natural. O, dicho de otro modo, de discernir entre aquello que sigue un patrón derivado de una intervención humana y aquello que es resultado de un proceso de eventos y sucesos probabilistas y aleatorios.

Pues bien, aplicado a los desconchones es lo mismo. En el artículo anteriormente mencionado hablábamos de causas para estos desconchones. Pues bien. ahora hablaremos de la intensidad de los mismos. Hay ciertos eventos probabilistas como un arañazo, un impacto, un choque, que pueden tener una mayor o menor intensidad. A veces, un arañazo no llega a atravesar las diferentes capas de pintura de un carro de combate y simplemente retira la pintura más superficial y la suciedad en ese punto. Otros impactos y daños si atraviesan toda la pintura e imprimación en la zona de impacto y llegan hasta el acero base, dañandolo, dejándolo expuesto y, por tanto, proclive a la oxidación.

Pues bien, volviendo a la “filosofía”, el cerebro cuando ve desconchones no solo no se cree que todos sean similares ni que se repartan por igual en una superficie, tampoco se cree que todos lleguen hasta el acero. Por ello, el cerebro, que siempre suele asimilar la complejidad y la cantidad de información visual creíble con lo que considera real (natural), percibirá de una forma positiva la alternancia de formas e intensidades en los desconchones.

Como puede verse en la foto,  la parte delantera de derecha del carro tiene desconchones a dos niveles y la trasera, en proceso, solo lo más superficiales. En un estado final, lo ideal es tener tres tipos de desconchones en intensidad: los superficiales, realizados con color base aclarado (u oscurecido, si el color base se ha aclarado por la exposición al sol), los mixtos, que presentan en el mismo desconchón parte aclarada de color base y el color desconchón y los que llamo “black hole”, es decir, aquellos que no zona aclarada en sus bordes.

Obviamente, también podemos jugar cenitalmente con el color de los desconchones al igual que con los colores base si queremos ser coherentes con los grados de iluminación de nuestras maquetas.

No quisiera dejar un punto sin comentar, y es el de los materiales base. Hay carros y pondré como ejemplo uno de mis carros fetiche, el Sheridan, que son de aluminio. Y, señores, ¡el aluminio no se oxida! Por tanto, los desconchones de pintura serán de color aluminio. Por tanto, no vayamos siempre en piloto automático con el color de los desconchones, hay que documentarse al respecto. Y a los que os gustan los carros modernos, mucho más, ya que hay partes en fibra, en aluminio, acero y otros materiales polímeros que no se oxidan (que se lo digan a los amantes de los T-72, 80 y 90 rusos ….)

Aquí podemos ver como aplico los desconchones con un pincel fino y el color camuflaje pardo alemán. Este color es muy bueno, pero siempre le añado agua en su aplicación, cosa que no es precisa con el color óxido chipping de Ammo 044, más líquido y más controlable a pincel fino.

Y aquí, en las zonas de abrasión, el pincel seco, que sigue vivo y muy vigente, le da el efecto perfecto de manoseado y usado. Recordemos lás maximas de los desconchones una vez más: lógica y técnica. Pero por si no lo hemos repetido las veces suficientes y no queda claro, tranquilos … volveremos sobre este tema a la carga de nuevo en otros artículos.

7.- Perfilados

Me permitirá aquí el lector que pase de puntillas. En el paso 9 de perfilados del Tiger I se ve el proceso claramente. Recordar tan solo en usar el perfilado no solo para resaltar detalles sino también como una fase más de weathering en forma de chorretones y acumulación de suciedad.

8.- Calcas

Este carro es un gran ejemplo del cuidado que debemos tener con las calcas en un carro de combate o cualquier vehículo cuando este presenta superficies curvas y rugosas.

La “V” (el chevron) es el ejemplo de una calca que requiere de toda la paciencia y calma del mundo. No solamente la torreta del Tiran es curva, sino que presenta una superficie rugosa de fundición. Estos son los pasos a seguir:

  • Aplicar sobre la superficie donde va la calca una o dos generosas capas de barniz satinado. Dejar secar muy bien.
  • Recortar muy cuidadosamente la filmina transparente que rodea a la calca. Sumergir la calca en agua tibia.
  • Aplicar micro set sobre la superficie.
  • Colocar la calca en la superficie y ajustarla. A veces es preciso dar microcortes con una cuchilla nueva muy afilada en algunas zonas para evitar las arrugas que irremediablemente se forman en la calca (que es plana), al aplicarlas en una superficie curva.
  • Con un palillo de algodón, pincel, trapito limpio o papel de cocina, muy delicadamente secar el agua de la calca, eliminando las posibles burbujitas y arrugas que puedan existir. Hacerlo con movimientos suaves y delicados, o moveremos la calca, y estas suelen tener la puñetera tendencia a arrugarse y romperse fácilmente cuando parece que ya la tenemos fijada. Paciencia y calma.
  • Cuando esté bien fijada y en su sitio, sin imperfecciones, por muy buena que sea la calca, siempre tendrá un escalón sobre la superficie de la maqueta. Aquí entra en juego el micro sol. En varias sesiones de varios días (repito, varios días), con un pincel aplicaremos este liquido sobre la calca. Este producto, como ya conté en el artículo del Tiger, lo que hace es disminuir el espesor de la calca. A más sesiones, más delgadita quedará e integrada. Recordemos que las calcas es en lo primero que un ojo crítico se fija. Así que si tenemos paciencia montando 60 fotograbados para la cúpula de un Stug III, deberemos tenerla con las calcas igual.
  • Una vez que el escalón ha quedado en su mínima expresión, aplicaremos un par de generosas capas de barniz satinado para que con el espesor del barniz, quede sellado definitivamente el escalón entre calca y superficie.
  • Y si, el Micro Sol reblancede y afina la calca igualmente, por lo que se ajustará a las irregularidades de la superficie igualmente, aunque en determinadas zonas, un microcorte en la calca ayudará bastante.
  • Y, por último, no olvidemos que una calca no deja de ser un elemento visual que el ojo humano pondrá inexorablemente en un nivel visual superior al de la chapa del carro, dotándola de una sensación de irrealidad. Para evitar este efecto, unos ligeros desconchones sobre la calca la pondrán instantáneamente al mismo nivel visual que la superficie que la rodea, integrándola y dándola el realismo que esperamos.

 

En breve, ¡mucho más!