Paso 11: Embarrado del casco / tren de rodaje

En primer lugar, con el aerógrafo, aplicamos una capa no demasiado uniforme del color marrón XF-74, correspondiente a un color marrón oscuro sin trazas de color rojo tan evidentes como el color Flat Earth de Tamiya, el famoso XF-52. Desde mi punto de vista se ajusta mucho mejor a los tonos oscuros, casi negros, correspondientes a la tierra vegetal húmeda.

 

La textura del barro la hice con una mezcla de pasta de Vallejo color tierra oscura, arena de dos diámetros diferentes y restos vegetales muy triturados a la escala. La apliqué sobre el carro empleando un pincel viejo de cerdas duras.

 

En la actualidad existen productos que vienen ya preparados con la textura y el color adecuado para este propósito.

Otro producto que a mi especialmente me gusta es la pintura con textura de Tamiya, que se comercializa con diferentes colores y tamaños de granos.

Paso 12: Cadenas

Las cadenas metálicas de Friul son mis favoritas, ya que son resistentes, tienen una caída perfecta sobre las ruedas y, sobretodo, el metal blando con el que están hechas no se deteriora bajo la acción del los disolventes y las pinturas esmalte, todo lo contrario que las cadenas en plástico de eslabón a eslabón, que son más delicadas y a veces se “derriten” frente a tratamientos agresivos con pinturas y productos de naturaleza no acrílica.

En esta aplicación de pintura con cadenas Friul (otra forma de trabajar con ellas la veremos en el paso a paso del Tiran), nos aprovecharemos del propio color metálico del material base de las cadenas y del poder abrasivo de la lija.

En primer lugar, enmascaramos la parte de los dientes y el interior de la rodada de la cadena, que es la parte que está siempre en contacto con el neumático de la rueda, sufriendo una continua fricción.

A continuación, partiendo del color base XF-74 como color base general, lo iremos aclarando con color ante y oscureciendo con color negro con el fin de diferenciar tramos y eslabones concretos de las cadenas. De esta forma, tal y como se ve en la imagen, las cadenas presentaran una variación de tonos muy atractiva y poco uniforme. Recordemos que siempre buscamos la variedad cromática pero empleando tonos parecidos, de la misma base cromática.

 

Al retirar el enmascaramiento, la cadena muestra el siguiente y poco afortunado aspecto:

El siguiente paso es, con un color base XF-74 muy oscurecido con negro, aplicarlo en la zona de la banda de rodadura y, a continuación, con la ayuda de una lija, de una forma aleatoria, iremos puliendo zonas y eslabones igualmente de una forma no uniforme y aleatoria como muestra la imagen.

Paso 13: Pintura de accesorios

Por favor, que esto quede muy claro. De nada sirve pintar extraordinariamente una maqueta si no tenemos el mismo esmero y cuidado en la pintura de los accesorios. Y no olvidemos que sufren y se manchan igual que el propio tanque, por lo que no solo hay que aplicarles la pintura base, sino que hay que envejecerlos y ensuciarlos de la misma forma.

Las ideas básicas a transmitir en este paso son las siguientes:

  • En los colores óxido de los eslabones de las cadenas, trabajar siempre con no menos de tres tonos diferentes, aplicados de una forma aleatoria pero siempre buscando contrastes entre los eslabones e incluso dentro del mismo eslabón.
  • En los tonos de madera, lo mismo. Nótese que incluso los distintos tramos de la baqueta tienen diferentes tonos dentro de un mismo color madera general, así como que los colores de los mangos de las palas, las hachas, etc, presentan igualmente diferentes tonalidades.
  • Los colores metalizados pueden hacerse de dos formas. Una, empleando los colores metalizados acrílicos disponibles en el mercado, como los de Ammo o Scale 75, de gran calidad. Otra, pintando en gris muy oscuro o negro las partes metálicas y luego aplicando pigmento metálico sobre ellas.
  • Me gusta ir oscureciendo el color de la madera según me acerco a sus sujeciones. Para ello, voy realizando veladuras con pintura muy diluida del color base a la que añado un color sombra natural o una mezcla de negro y marrón chocolate. Según me acerco a las sujeciones el color oscuro se va intensificando hasta llegar al borde de la propia sujeción, que perfilo casi con negro puro.

Aquí podéis encontrar algo más de información respecto a como pintar esos accesorios, aunque a 1/48.

BASIC TECHNIQUES: Painting accesories for 1/48 Kits.

En el caso de los escapes, la operativa es semejante a la pintura de los eslabones oxidados, si bien la variedad cromática se la daremos empleando una esponja. La técnica es sencilla: se moja ligeramente la esponja en la pintura acrílica. Se aplasta sobre un papel de cocina hasta que la huella que deje a pintura sea casi nula. En ese momento, la aplicamos presionando de forma aleatoria sobre los escapes. Repetimos la operación con nuestras mezclas de óxido una y otra vez hasta que logremos el aspecto deseado.

En este caso, no toda la superficie de los tubos de escape se han oxidado, quedando restos de la pintura blanca con la que fueron camuflados. Para simular la pintura descascarillada, usaremos la denominada técnica de la laca. Esta técnica será explicada en profundidad en otro artículo, pero adelantaremos un poco con este ejemplo.

La técnica de la laca se basa en las propiedades que tiene la laca para descomponerse bajo la acción del agua. El modus operandi es el siguiente:

  • Barnizamos la superficie a tratar con la técnica de la laca.
  • Aplicamos con ayuda de un aerógrafo la laca, o, en su defecto, el producto Chipping Fluid. A más capas de este producto, más rápidamente reaccionará ante el agua y con más facilidad se desprenderá.
  • Una vez bien seca, aplicamos una capa del color que queramos desconchar. Muy importante, debe ser pintura acrílica aplicada y disuelta con un disolvente acrílico igualmente. Si empleamos un disolvente tipo Laquer Thinner, la pintura se adherirá a la laca, sellándola e imposibilitando que reaccione con el agua.
  • Se deja secar la pintura unos minutos.
  • Se aplica agua, tibia si es posible, sobre la superficie. Y con la ayuda de algún utensilio que raspe la superficie (un pincel de cerdas duras, un palillo de dientes, instrumental dental, etc), iremos retirando pintura progresivamente. Nótese que la pintura saltará más fácilmente en unas zonas que en otras y lo hará siguiendo formas no siempre controlables o predecibles.

En las siguientes fotos puede verse como quedaron los escapes del Tiger, preparados para la siguiente fase de pintura, con la pintura gris muy clarita levantada y descascarillada de forma aleatoria.

Paso 14: Weathering acrílico

Los chorretones y arrastres de suciedad más finos y delicados me gusta hacerlos de una forma controlada empleando pintura acrílica muy diluida y aplicada en forma de transparencias sobre las superficies.

Para ello, elijo un rango de colores que vas desde un beige a un marrón oscuro casi negro, con la pintura muy diluida tal y como podéis ver en el papel tissue de la foto. Es importante que exista una variedad de tonos porque no en todas las zonas se arrastra la misma clase de suciedad ni la cantidad de material arrastrado es la misma.

La aplicación es laboriosa pero sus resultados personalmente me encantan.

Se moja el pincel y se descarga casi toda la pintura en el papel tissue. En ese momento, con sucesivas pasadas y transparencias, se va dando al arrastre la intensidad y el grado de opacidad deseado. Es nuevamente una cuestión de paciencia.

Obviamente, los escurridos de óxido se resuelven de la misma forma, nuevamente con una variedad de tonos óxido y pintura diluida.

Algunos trucos:

  • Alternar chorretones con sutiles diferencias de color da a la maqueta una sensación de realismo única.
  • No todos los chorretones tienen porque llegar al final de la superficie a la que afectan. Alternar arrastres de diferentes longitudes da a la maqueta un plus de realismo adicional.
  • Los arrastres siguen una lógica. Existe un punto de acumulación que se desborda y se derrama en uno o varios “frentes de avance” o chorretones. Por tanto, poner chorretones que salen de la nada, de un sitio que no acumule suciedad es completamente irreal.
  • Los chorretones de suciedad escurrida siguen la ley de la gravedad. Por tanto, ni hacen quiebros ni se tuercen habitualmente.
  • Si existiría la posibilidad de que un chorretón cayese por el lateral de un carro cuando este acelera, por lo que su trayectoria tendría forma de arco. Para mi parecer, en un Tiger, vehículo lento, esta posibilidad es inexistente. Pero, en los carros modernos, si que puedo decir que sería una posibilidad casi obligada.
  • Los chorretones de óxido no salen de la nada, por lo que tendremos que referenciarlos siempre a un desconchón que presente óxido.

Paso 15: Micropintura invernal

Una fase sutil pero que marca la diferencia.

Con pintura blanca pura y un pincel muy fino:

  • Daremos ligeros puntos de luz a detalles que han sido eclipsados bajo los óleos y perfilados: remaches, tornillos, aristas, etc.
  • Creamos pequeños arañazos superficiales que lo que hacen es limpiar de suciedad la zona afectada, dejando limpia la pintura blanca de camuflaje. Su contraste es realmente atractivo sobre una superficie sucia.
  • Damos profundidad a algunos desconchones al darles un primer nivel de rotura en el propio color blanco invernal. Cuando hablemos en detalle de los desconchones, veremos el concepto de profundidad del desconchón.
  • Iluminamos aleatoriamente el carro con pequeños puntos blancos sobre la superficie del carro. Estos puntitos aisladamente pueden no tener demasiado sentido, pero en la distancia y bien dispuestos, son realmente efectivos.

 

¡¡¡¡Ya vamos llegando al final!!!