Parte 6: Bajos

En esta fase, veremos como se ensucia / embarra / empolvan los bajos de un vehículo empleando una técnica mixta entre pintura y pigmentos.

El proceso siempre responde a la misma secuencia de pasos y que vamos a ir viendo uno a uno:

Fase 1: Base color

En este punto me gustaría desarrollar un poco sobre los colores que habitualmente empleamos como base de color tierra. Y para ello, si os parece, vamos a hacer un viaje a Irak antes de nada. Estas imágenes, cortesía de Google Earth, nos muestran puntos bastante conocidos del país: Basora (tristemente recordada por la guerra Iran-Irak), la frontera con Kuwait, Bagdad y Ramadi.

Como puede observarse, cada zona geográfica de un país tiene un color de tierra dominante. Por tanto, asignar inconscientemente un color a un país es un gran error que tenemos que empezar a afrontar. El caso más típico en la mente del modelista es, sin duda, Vietnam: ¿acaso lo imaginamos de un color que no sea un tierra anaranjado? Invito a mi amigo lector que se de un paseo con Google Earth por Vietnam y me diga si es realmente el color de la tierra dominantes.

Pero volvamos a Irak.

Mirando las fotos, debemos empezar a identificar los tonos de tierra y relacionarlos con colores de pintura que nos sean familiares. Pero sobretodo, algo esencial: ver que en general, hay dos tonalidades de marrones: las rojizas y las más pardas o tirando al azul. Pues bien, estas tonalidades nunca deben mezclarse. Poniendo en práctica con los colores de Tamiya, el XF-52 “Matt earth” y el XF-74 “JGSDF Brown” nunca deben emplearse simultáneamente en un embarrado, ya que el primero tiene una clara tendencia al rojizo. El XF-57 “Buff”, sin embargo, si puede mezclarse perfectamente con los colores anteriores para aclararlos, al igual que ligeras trazas de negro puro sirven para oscurecer ambos.

 

 

Por tanto, si tenemos la rigurosidad de montar hasta el último tornillo un Tiger I de la batalla de Kursk, pues vayamos al Google Earth y veamos el color de la tierra que había alrededor (y fijémonos en los cultivos en barbecho, donde la tierra está removida y se ve su verdadero color).

En el caso del M1708 que nos ocupa, lo ambienté en los alrededores de Bagdad, tierra fértil regada por el Eufrates, de notorios colores marrones medios oscuros sin traza de rojo. Normalmente la tierra vegetal es muy oscura por la presencia de materia orgánica.

Por tanto, el XF-74 era el color base perfecto, el cual oscurecí y aclaré empleando un poco de negro y el color XF-57.

Con la pintura disuelta al 60% de disolvente, comencé a aplicar aleatoriamente los distintos tonos de marrón, si bien con la máxima siempre de tratar de aplicar las mezclas más oscuras cerca de los recovecos y en zonas más ocultas, al igual que cuando aplicamos los efectos de luz. A mayor variación cromática, la sensación de realismo crece. Eso si, si empleamos algún color tierra con traza rojiza, el aspecto final será claramente irreal a los ojos.

Terminada esta fase, apliqué una generosa capa de barniz mate.

Fase 2: Pigmentos

A continuación, toca generar la microtextura y la variación cromática a menor escala (el aerógrafo tiene sus limitaciones)

Y aquí estamos en las mismas. Cuidado con los tonos de marrones que elegimos.

Si usamos tonalidades rojizas (invito al lector a mirar el color de la tierra alrededor de Bengasi y que de paso lo compare con los colores de tierra en Túnez o El Alamein, verá que sorpresa se va a dar…), los pigmentos adecuados de la gama de Ammo sería el tierra oscura. En nuestro caso, es el pigmento color tierra rusa el que usamos de base, aclarándolo con un color arena (a mi me gusta o el color polvo claro o el polvo norte de Africa) y oscureciendolo ligeramente con pigmento negro.

¿Como se aplica?. En varios pocillos vamos creando las diferentes mezclas de más claras a la más oscuras y las vamos aplicando con un pincel medio aleatoriamente por la superficie, si bien tratando siempre de concentrar las mezclas más oscuras cerca de los recovecos. Para fijarlos, acercar un pincel ligeramente empapado con Thinner de Tamiya X20-A o con fijador de pigmentos de Ammo, dejar que el líquido actúe por capilaridad y que fije el pigmento. Es una unión con agarre, pero eso no quita que procuremos no frotarla o golpearla, ya que no es tan fuerte la fijación como la que tendría una pintura.

 

Parte 7: Efectos de escurridos

Para los micro escurridos, pequeños chorretones y otros efectos semitransparentes sobre la pintura, siempre empleo pintura acrílica muy diluida. Nótese que en los colores que he empleado y que se pueden ver en la fotografía, y, en concreto, en el color base marrón, no existe traza alguna de rojo. Es lógico, estos efectos provienen de los mismos colores de la tierra a los que la lluvia arrastra sobre nuestras superficies. Es muy importante que exista coherencia en estos detalles y variedades cromáticas elegidas.

Como con los pigmentos, en varios pocillos hice una serie de mezclas de la más clara a la más oscura, casi negra. La pintura esta muy disuelta, es casi transparente como puede verse en el papel tissue que empleo para descargar el pincel, 0 ó 00 que empleo. La idea es aplicar la pintura ocn el pincel casi seco sobre la superficie, a más aplicaciones, más opaco es el efecto. Lo ideal, es que quede una cierta transparencia del color base, ya que de esa forma la suciedad parecerá más integrada sobre el conjunto.

Y no olvidemos que a más variedad cromática de chorretones, mayor realismo. Eso si, diferentes colores siempre dentro de la misma tonalidad. Si mezclamos chorretones rojizos con otros oscuros o color arena, nuestro cerebro detectará algo raro que arruinará el trabajo realizado.


Parte 8: Accesorios

Los accesorios como cajas, ruedas, lonas, mochilas, bidones, etc son un factor “humano” muy importante en una maqueta. No porque tengan origen humano, obviamente, sino porque muestran claramente que hay personas que los usan, que los cargan. Resumidamente, que hay personas que hacen de esos vehículos un hogar provisional.

Esos accesorios forman parte del vehículo, por lo que sufren los mismos efectos meteorológicos que los vehículos: se ensucian, llenan de polvo, se mojan. Por tanto, no olvidemos tratarlos con los mismos tonos y colores.

En este vehículo quise añadir un tono discordante a los accesorios: un dron. Quién sabe como llegó allí, si fue recuperado de un accidente o es transportado para su uso, pero su presencia da un tono de color diferencial que, medido y sin caer en estridencias, puede hacer destacar mucho nuestra maqueta. Por ello, frente a los colores cálidos del vehículo, el dron destaca con sus colores grises y azulados fríos.  Y, también, con su limpieza.

¿Y no debería llevar polvo el dron? Obviamente depende el tiempo que lleva en tierra o encima del vehículo. Pero lo mismo podría pasar con alguna caja o un barril. Es decir, no todos los accesorios tienen porqué tener la misma intensidad en su weathering, siendo perfectamente lógico que alguno esté completamente limpio, recién subido.

Por tanto, contrastes si, desde luego, pero con lógica y siempre integrando parcialmente aquellos elementos que queramos diferenciar.